El aumento del espionaje industrial dispara la demanda de investigadores privados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El aumento del espionaje industrial dispara la demanda de investigadores privados

Mensaje  Fox Mulder el Vie Mar 28, 2008 6:04 pm

El aumento del espionaje industrial dispara la demanda de investigadores privados


La guerra fría hace tiempo que ha terminado, pero el espionaje sigue más vivo que nunca. La reciente controversia entre Ferrari y McLaren sobre una presunta transmisión de documentos reservados es sólo la punta del iceberg. El lunes un ex trabajador de Boeing comparecerá ante la justicia, acusado de filtrar durante varios años a la prensa más de 320.000 documentos internos de la compañía entre los que se incluía información sobre patentes, lo que habría generado pérdidas por 3.660 millones de euros.

Y es que, con la bonanza económica, el espionaje industrial, en sectores como el farmacéutico o la alta tecnología, está a la orden del día. Para que se tenga una idea, al teclear en Google las palabras “confidencial para no redistribuir” (en inglés), aparecen 59.900 entradas. No todos los enlaces corresponden a material protegido, pero la red ahora ofrece material tentador. De hecho, hay casos de hackers que han accedido con el PC a información reservada y que luego han intentado venderla a la competencia o incluso montar su propio negocio. Muy a menudo, el enemigo está en casa: el 80% de los casos de espionaje procede de personas que trabajaban dentro de la misma empresa.

De ahí que, para solucionar el problema, puede ser útil recurrir a un detective privado. “Hemos notado que las multinacionales han aumentado sus demandas para descubrir casos de fuga de informaciones o de venta y apropiación de secretos”, explica Julio Gutiez, presidente de la Adpde, asociación estatal del sector. Hoy en día esta figura no tiene ninguna gabardina sucia colgando de los hombros, sino que lleva traje de marca. Tampoco maneja la pistola. Sus conocimientos no son fruto de la improvisación, sino que se basan en tres años de estudios universitarios. El detective se ha convertido en una mercancía rara: en el mercado hay carencia y los profesionales no dan abasto.

En la actualidad, los investigadores con licencia en activo en España son poco más de 2.000. Al haber númerus clausus, cada año en Barcelona se licencian tan sólo 75 nuevos detectives, que suelen conseguir empleo sin demasiados problemas. Asimismo, España es uno de los pocos países europeos que disciplinan su ejercicio mediante una ley, que prevé, entre otros aspectos, que el vigilante no uniformado, muy requerido en los hoteles o cadenas de distribución, tiene que ser un detective: las empresas nunca encuentran a gente suficiente.

Si se limitara a perseguir amantes, el investigador correría el riesgo de no llegar a fin de mes. Con la última reforma del divorcio, las investigaciones sobre la vida privada se han reducido a menos del 5% de la actividad, ya que no es necesario demostrar aventuras extramatrimoniales para justificar la ruptura. La búsqueda del estafador o del topo es ahora el pan de cada día en su trabajo. ¿Cómo encontrarlo? “El perfil más común es de un joven entre 25 y 35 años, con un coeficiente intelectual muy alto pero mal estudiante y que se considera mal retribuido”, cuenta David A. Sanmartín, detective de la firma Has de Barcelona, que tiene más de treinta años de experiencia en el sector.

Los detectives no usan artilugios como James Bond, sino cámaras ocultas que se pueden adquirir en una tienda de electrónica. Una de las técnicas de investigación más curiosas consiste en las llamadas actuaciones bajo pretexto, cuando el detective crea situaciones para destapar al presunto infractor. Por ejemplo, se han llegado a constituir empresas ficticias con el objetivo de detectar fraudes.

Los engaños a las empresas son otra rama de investigación que cotiza al alza. Según fuentes del sector asegurador, el 2,5% de los siniestros tiene indicios de fraude, lo que supone un monto de 600 millones de euros anuales. Ejemplo de un caso real: un cuarentón español que se casa con una brasileña de 23 años, se va a Brasil y muere justo después de haberse hecho un seguro de vida. Con la ayuda del detective, hubo que abrir la tumba para comprobar que no había cadáver. O el del vendedor que por las mañanas no iba a hacer sus visitas comerciales porque se pasaba toda la noche en un bar sirviendo copas y, claro, no se despertaba al día siguiente.

Por una hora de trabajo el detective cobra un mínimo de 80 euros. Algo menos que un abogado, pero más que un policía. Lo suficiente para que en la Universidad de Salamanca, donde se imparte un curso a distancia, sólo en el primer año se hayan matriculado unos 500 alumnos.

El investigador privado ya no sirve sólo para descubrir al amante de la pareja. Su figura se ha profesionalizado y hoy en día está más centrada en el fraude empresarial, que en los últimos años, con el uso de las nuevas tecnologías, se ha intensificado. Así, en España la oferta de detectives es insuficiente y en la práctica casi no hay paro.

El 80% de los casos de espionaje procede de personas que trabajan en el seno de la misma empresa

Por PIERGIORGIO M. SANDRI
12 Julio 2007
La Vanguardia (C) 2007 La Vanguardia
avatar
Fox Mulder
Detective Administrador
Detective Administrador

Cantidad de envíos : 4323
Edad : 38
Localización : ALICANTE
Empleo : EX DETECTIVE PRIVADO
TIP : 1748
Fecha de inscripción : 21/01/2008

http://www.detectives.org.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.