¿Es el informe profesional del detective privado equivalente a un dictamen pericial?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Es el informe profesional del detective privado equivalente a un dictamen pericial?

Mensaje  Fox Mulder el Vie Mar 14, 2008 5:02 am

El artículo 19.1 de la Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada (LSP) establece las funciones
que pueden ser ofertadas y prestadas profesionalmente por los detectives privados: obtener y
aportar información y pruebas sobre conductas o hechos privados; investigar delitos perseguibles
sólo a instancia de parte por encargo de los legitimados en el proceso penal; y vigilar ferias, hoteles,
exposiciones o ámbitos análogos.
Estas funciones son las que tradicionalmente han sido objeto de las agencias privadas de
investigación, excepción hecha de la señalada en último lugar, que alcanza en la LSP reconocimiento
legal expreso, sirviendo esta última inclusión, en mi opinión, para justificar la inserción de la figura
del detective privado en el campo de la Seguridad Privada.
En la normativa española que ha venido regulando la profesión de detective ( Órdenes del Ministerio
de la Gobernación de 17 de Enero de 1951 y de 7 de Marzo de 1972 y Orden del Ministerio del
Interior de 20 de Enero de 1981), las más paradigmáticas actuaciones del detective privado son las
de investigación tendente a aportar informaciones sobre conductas o hechos de los particulares. Tal
información cuando se trata de emplear en el marco de un proceso judicial ( civil, mercantil, laboral,
o incluso penal con la limitación que señala el art. 19.1. c. LSP) podrá servir como prueba en sus dos
modalidades. fuente de prueba (cintas de vídeo o audio, fotografías, etc.) o medio de prueba
(informe que el detective emite para dejar constancia por escrito de lo que vió u oyó relativo al
asunto del litigio).
Sobre las primeras se plantean los problemas de su admisión o no en juicio, el efecto psicológico que
producen en el juzgador, y la posible vulneración de derechos fundamentales de terceros en el
proceso de obtención; mientras que sobre los informes que emite el detective, las cuestiones
problemáticas son principalmente dos: De un lado, el significado y el valor procesal de la prueba
obtenida ilegalmente, y de otro lado, su calificación como prueba documental, testifical o pericial.
Sobre este último aspecto se centra el presente estudio, que por razones de espacio sólo puede ser
aquí somero dados los profundos y complejos aspectos jurídicos que acarrea.
El Tribunal Constitucional y la jurisprudencia del Tribunal Supremo tienen establecido que la prueba
aportada por el detective privado tiene valor testifical.
En efecto, en el Auto de Tribunal Constitucional 262/1988, de 29 de Febrero, se afirma que:
“Ciertamente es inexacto atribuir carácter de prueba a la información practicada por el investigador
privado al margen del proceso (...) pero no lo es atribuirlo a la declaración de tal investigador en
presencia judicial (...); tampoco es acertado (...) calificar de testigo de referencia a dicha persona en
cuanto a los hechos que el mismo personalmente conoció al seguir a la actora y observar su entrada
en inmuebles determinados; ni pierde su cualidad procesal de tal testigo por el hecho de que su
fuente de ciencia de otros extremos sea la percepción sensorial de los hechos relatados o de las
manifestaciones de quienes tal percepción han tenido ...” (F.J. 2º)
Por su parte la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha declarado en varias de sus sentencias que:
“Ni la prueba testifical ni el informe de un investigador privado son pruebas documentales o
periciales aptas para desvirtuar lo declarado por el Magistrado, pues las afirmaciones de los testigos
por su propia índole no son prueba documental ni pericial, y el informe del investigador privado no
puede alcanzar otro valor que el de prueba testifical documentada, y por ello, la verdad material de
sus asertos es un elemento más a valorar por el Magistrado en la apreciación conjunta de la prueba”
(STS de 2 de Octubre de 1989, Azdi. 7092);
“Los informes de las agencias privadas de investigación con independencia de la calificación que les
haya dado en juzgador, no constituyen prueba documental, sino manifestaciones testificales por
escrito” (STS de 13 de Marzo de 1991, Azdi. 1851 ).
Sin embargo, esta rotundidad jurisprudencial en la calificación como testifical de la prueba aportada
por el detective a través de su informe ratificada en juicio, y que puede seguir manteniéndose a la luz del art. 265.1.5º de la nueva Ley 1/2000, de 7 de Enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC) puede
entrar en conflicto al realizarse una interpretación sistemática con otros preceptos de la propia LEC,
en particular con los que regulan la prueba pericial (arts. 335-352) puestos en conexión con la
regulación del interrogatorio de los testigos (arts 360-381) y especialmente con lo establecido para
el testigo-perito en el art. 370.4 LEC.
En efecto, el artículo 340 en relación con el 335.1, ambos de la Ley Procesal Civil, configuran al
perito como una persona experta en relación con la materia sobre la que ha de emitir dictamen y
que basa su pericia en sus conocimientos científicos, técnicos, artísticos o prácticos, conocimientos
que han de estar documentados en virtud de un título oficial si sobre la materia objeto de dictamen
existiera título profesional.
Por tanto, para enmarcar adecuadamente el problema de si el detective privado español puede ser
considerado perito en un proceso judicial hay que partir, al menos, de los siguientes datos clave: 1º)
la materia sobre la que el detective emite su informe; 2º) si los conocimientos sobre tal materia son
objeto de un título oficial profesional; y 3º) la diferencia entre un informe de detective y su
contenido en relación con lo que deba considerarse como dictamen técnico.
El análisis detallado de todas estas cuestiones excede de la extensión de un artículo como el
presente. No obstante, para concretar resumidamente la cuestión, procede afirmar que cuando un
detective privado actúa como figura típica o nominada de personal de la Seguridad Privada regulada
en la LSP, la labor profesional del detective se ejerce en virtud de una autorización administrativa
que habilita para ofertar y prestar servicios profesionales, sin que tal autorización o título
administrativo revista caracteres jurídicos de título profesional, y sin que tampoco el diploma
acreditativo de haber superado los módulos formativos exigidos para la habilitación sean, desde la
óptica técnico-jurídica y jurisprudencial, un título profesional.
Estas afirmaciones, extraídas de la doctrina y la jurisprudencia que analizan los títulos profesionales
y los títulos académicos en relación con las profesiones tituladas, las profesiones colegiadas, y las
profesiones reguladas, son discutibles en la actualidad al ponerlas en conexión con la figura
profesional del detective privado, toda vez que en algunas Comunidades Autónomas existen colegios
profesionales que aglutinan a este personal de la Seguridad Privada.
Todo ello ha de engarzarse con la materia sobre la que el detective privado emite su informe y el
contenido y fuentes de conocimiento en que tal informe se sustenta.
Así, si el informe sólo traslada por escrito lo que el detective vió u oyó, resulta difícil atribuir a tal
informe la cualidad de dictamen técnico o pericial. Pero si el informe del detective contiene
consideraciones técnicas sobre el asunto y materia por él investigados y tales apreciaciones técnicas
se apoyan en conocimientos (aunque no tengan reconocido un título oficial que los acredite), el
mencionado informe podría ser considerado dictamen, con lo que en este supuesto el detective
privado no estaría actuando sólo como figura profesional de la Seguridad Privada, sino como algo
más y cualitativamente distinto. Habrá de ser en el marco de la designación judicial del perito (arts.
341 y concordantes LEC) en el que haya de constatarse la calidad en la que realmente interviene la
persona física del detective privado.
En conclusión, quien esté habilitado por el Ministerio del Interior como detective privado podrá
actuar en el marco de un proceso judicial como perito sólo si reúne las condiciones que la LEC
establece para esta figura y ha sido designado en tal concepto por el Juez o Tribunal, pudiendo
emitir entonces el correspondiente dictamen pericial.
Sin embargo, si el detective privado interviene en el proceso con la emisión de un informe escrito de
lo que ha visto u oído (apoyado en su caso con filmaciones o grabaciones de sonido y/o imagen)
actúa como personal de Seguridad Privada y en calidad de testigo.
Conviene aclarar finalmente que el denominado testigo-perito del art. 370.4 LEC, no es una figura
autónoma, sino una especie dentro del género “testigo”, como cabe deducir de la ubicación
sistemática del citado artículo dentro de la LEC. Tampoco el informe del detective privado es, en
principio, una prueba documental, sino un medio de prueba al que se refiere el art. 299.3 LEC en
relación con el 265.1, precepto este último que distingue claramente entre documentos (art.
265.1.1º) por un lado; por otro los informes de los profesionales de la investigación privada (art.
265.1.5º) –muy ligados, por cierto, a la prueba testifical (art. 265.1.5º in fine)-, y por otro lado, los
dictámenes periciales (art. 265.1.4º LEC).
Existe un brocardo jurídico que afirma que “allí donde la ley no distingue, no es lícito distinguir”, que
leído a la inversa podría traducirse en que “allí donde la ley distingue, es ilícito identificar”.
En cualquier caso, es lo cierto que el encabezamiento que da título al presente estudio no es un
asunto cerrado, sino que está abierto a la discusión entre juristas y detectives. Sólo el diálogo y la
colaboración leal entre los profesionales de ambos colectivos podrá sentar las bases para una
solución realista al problema planteado, respecto del cual aquí sólo se ha emitido una opinión
escueta.


Fuente: José Anotnio Segovia Arroyo. Profesor de Derecho Administrativo, Universidad Autónoma
de Madrid publicado en www.derecho.com
avatar
Fox Mulder
Detective Administrador
Detective Administrador

Cantidad de envíos : 4320
Edad : 38
Localización : ALICANTE
Empleo : EX DETECTIVE PRIVADO
TIP : 1748
Fecha de inscripción : 21/01/2008

http://www.detectives.org.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.